Romero da voz a la diáspora

portadaromero
Mabel Flores

Mabel Flores

Periodista/CCESV

Mabel Flores

Mabel Flores

Periodista/CCESV

Reportajes escritos y para televisión, coberturas especiales, material valioso de archivo y series fotográficas forman parte de la exposición que periodistas de la diáspora salvadoreña mostrarán en el Vaticano.

La exposición estará a la vista de los peregrinos, turistas y delegaciones oficiales en el salón San Pío X, Via dell’Ospedale 1, y mostrará cómo se vive el fervor y la admiración por el futuro San Óscar Arnulfo Romero en diversas partes del mundo.

Romero -asesinado por un francotirador de un escuadrón de la muerte el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba una misa- será canonizado por el Papa Francisco el domingo 14 de octubre.

La exposición marca el debut de la Voz de la Diáspora, la agencia noticiosa de la Asociación Periodistas de la Diáspora Salvadoreña. Ésta fue fundada en septiembre pasado por más de 70 comunicadores radicados en diversos países y tiene como sede a Panamá.

“El pasado 7 de agosto, en Ciudad de Panamá, Milagros Vallecillos, presidente de la Asociación de Periodistas Salvadoreños en la Diáspora, recibió una invitación del Cardenal Gregorio Rosa Chávez a nombre del Vaticano en la que se expresaba el deseo de que nuestra recién creada Asociación participara con una exposición itinerante, durante una semana, dedicada a Monseñor Romero. Nuestra Asociación fue invitada a participar con una exposición de artículos, videos, fotografías que hablasen sobre la vida y muerte de Monseñor Romero”, explicó Diego Murcia, director de la agencia.

Aunque no tiene nombre aún, Murcia añadió que la exposición podría llamarse: “Los periodistas de la Diáspora registran la trascendencia de la vida y muerte de Monseñor Romero en todo el mundo. Esta será una de las primeras apariciones de la agencia de noticias la Voz ante el mundo. Durante estos días, realizaremos una semana de coberturas noticiosas, transmisiones en vivo, compilación de material periodístico sobre diversos temas y entregaremos materiales a clientes internacionales. Será como nuestro bautizo de fuego”, apuntó

Visión global

Los trabajos en exposición muestran la huella de Romero no solo en los salvadoreños en el exterior sino en las comunidades latinas inmigrantes.

Desde Canadá, Alejandra Salcedo compartió cómo los compatriotas que dejaron El Salvador a causa de la guerra y que ahora radican en Manitoba, Canadá, se vieron influenciados por el humanismo de Romero en su vida personal.

Diana Vidal, radicada en Nueva York, participa también con la fotografía de una obra artística elaborada por el artista salvadoreño Ricardo Hernández.

Claudia Zavala, desde España, cuenta la historia de cómo la pintora salvadoreña radicada en Italia, Margoth López, pintó un cuadro de Romero, en 2015, a petición de la comunidad salvadoreña residente en Milán que deseaba regalarle al Papa Francisco una estampa del beato Arnulfo Romero. Esto, «en agradecimiento por la beatificación de Romero», recuenta la artista.

Engelberto Maldonado escribió un artículo sobre la elaboración de un mural artístico en honor al Arzobispo, elaborado en la zona 7 de Milán por los artistas Renacho Melgar y Norverto Ker Arcore.

Francisco Ayala Silva escribió, a manera de prolegómeno, un resumen muy personal sobre los datos más importantes de la vida de Óscar Arnulfo Romero, haciendo un recuento de sus posturas y denuncias. En esta semblanza, la moraleja de vida que Ayala Silva rescata de tanto martirio es que el beato convertido en santo es que su palabra, tan contemporánea en estos días aciagos, sigue viva. El texto ha sido traducido a más de media docena de idiomas.

Mauricio López Cabrera y Wilfredo Acosta comparten, de su viejo archivo personal, la noticia publicada en el desaparecido rotativo conocido como La Crónica, en la que se daba a conocer una de tantas amenazas de muerte que Romero recibió en vida por su denuncia pública de injusticias sociales.

Lauri García Dueñas, poeta y docente radicada en México, comparte un texto en primera persona sobre cómo el mito de la muerte de Monseñor Romero, que había sido asesinado a pocas casas de donde ella vivía con sus padres por aquellos años, se convirtió en una anécdota cotidiana que con el tiempo iría tomando diversas dimensiones sociales en su vida.

Carmen Rodríguez presenta una entrevista con Monseñor Orlando Cabrera, obispo retirado de la arquidiócesis de Santiago de María, uno de los pocos amigos personales de Monseñor Arnulfo Romero. Cabrera critica que muchos religiosos católicos salvadoreños no han apoyado el proceso de canonización. En especial cuando Juan Pablo II buscó apoyo para hacerlo.

El fotoperiodista Nilton García colabora con una muestra de fotografías sobre la devoción de los salvadoreños que visitan la cripta de la Catedral Metropolitana donde Romero fue sepultado en 1980. Otros fotoperiodistas que presentarán sus trabajos son Ana María González y Marlon Hernández.

Milagro Vallecillos participa con el artículo titulado San Romero de América, publicado en 2018 en el diario La Estrella de Panamá, con una amplia entrevista al cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez.

Luisa Moncada
presenta una nota videográfica sobre la Casa Romero, un refugio para perseguidos internacionales que buscan asilo en Canadá. La estancia fue inspirada en la filosofía personal del futuro San Óscar Arnulfo Romero.

También hay un video con saludos de periodistas dirigidos al Papa Francisco y producidos desde diversos puntos del globo terráqueo. Estas muestras de cariño nacen de la alegría que la noticia de la canonización de Romero ha generado en buena parte de la membresía de la Voz de la Diáspora.

Desde Los Ángeles, California, Milagro Orellana y Lucía Erazo elaboraron una pieza videográfica en la que hablan sobre el legado de Monseñor Romero en la vida de los hombres y mujeres migrantes en la mencionada ciudad angelina, uno de los bastiones de la comunidad centroamericana y mexicana en los Estados Unidos.

Milagro Orellana presenta un perfil videográfico sobre la catequista salvadoreña Hilda González, conductora del Canal Católico ESNET. González conoció de primera mano primero a Rutilio Grande y luego a Monseñor Romero, antes y en tiempos de su martirio. Con reliquias personales del, en pocos días, santo salvadoreño, González se dedica ahora a predicar los pasajes de la vida de Romero.
Fuera de programa, el pintor Camilo Rodríguez González cuenta, a través de un video de corta duración, cómo uno de sus cuadros elaborados en homenaje a Monseñor Romero, ha sido escogido para ser entregado al Papa Francisco, a propósito de la próxima canonización de, hasta hoy, beato salvadoreño.

Carmen Molina Tamacas participa con trabajos publicados anteriormente en El Diario Nueva York que incluyen coberturas de actividades conmemorativas y conversatorios, así como entrevistas con destacados salvadoreños y su reacción ante el proceso de beatificación y canonización de Romero. Junto a Carmen Rodríguez y Diana Vidal elaboraron un reportaje sobre los distintos eventos que prepara la comunidad salvadoreña en Nueva York para celebrar la canonización.

Fotografías por, Nilton García.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest