«El mural es mi carta de amor para los artistas y para la ciudad», Renacho Melgar

Renacho Melgar. Mural en el Café Luz Negra.

Durante tres años, Renacho Melgar ha trabajado un mural en el que conjuga la literatura y la plástica. A través de sus trazos ha retratado a distintas figuras del arte salvadoreña compartiendo en una gran fiesta.

Según Melgar, entre rostros, reinterpretaciones y pequeños guiños, ha plasmado, en el mezzanine del Café Luz Negra, en el centro de San Salvador, a 124 artistas. El primer retrato que realizó fue el de Sagatara (Salvador Salazar Arrué) y le siguió Roque Dalton. La literatura poco a poco fue tomando un espacio de la sala. A ellos se les sumaron Claudia Laras, Rafael Menjívar Ochoa, Pedro Geoffroy Rivas, Miguel Huezo Mixco, entre otros.

«El mural es una crónica sobre la memoria plástica y literaria que me influido. Es egoísta el mural, pero también es colectivo, es un homenaje a estos creadores, hombres y mujeres que han sido el rostro del país durante mucho tiempo». Entre los pintores retratados se encuentran Julia Díaz, Rosa Mena Valenzuela, César Menéndez, Toño Salazar y Carlos Cañas.

Para Melgar el mural se queda corto, porque al intentar abrazar la memoria del país nos enfrentamos a muchas bifurcaciones como el olvido, la diáspora, la guerra y la negación al arte. «La historia de la plástica y la literatura nacional no va en línea recta. Hay pequeños vacíos porque hay autores que nunca consumimos. Este mural es un ejercicio para intentar construir memoria».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest